Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Iglesia’

por Luis Alberto Romero, en Diario La Nación.

A fines del siglo XIX, el Estado argentino encaró una tarea extremadamente compleja: hacer a los argentinos. Su instrumento principal fue la escuela, y su éxito constituyó uno de los logros más contundentes que la Argentina exhibió en su primer centenario. Cien años después, la escuela deberá encarar un desafío similar: volver a hacer a los argentinos. Pero ahora, y a diferencia de hace cien años, deberá hacerlo en el contexto de una sociedad empobrecida y segmentada, y con el débil respaldo de un Estado carcomido interiormente y escaso de ideas y proyectos.
Desde las décadas finales del siglo XIX, la educación formó parte de las prioridades del Estado. Era aquél un Estado en construcción, dirigiendo una sociedad a la que la inmigración masiva estaba haciendo de nuevo. Los dirigentes políticos vivieron la circunstancia irrepetible de la “ingeniería social”: poder llevar adelante, sin fuertes oposiciones, un proyecto para la Nación, en el que la educación tenía un papel fundamental.
En esa materia, se enfrentó con dos competidores. Uno era la Iglesia, que por entonces no tenía fuerza institucional suficiente para ofrecer una alternativa, aunque desde entonces se dedicó a construirla, y con éxito. El otro eran las organizaciones de las colectividades extranjeras, especialmente la italiana, preocupada por educar italianamente a los hijos de los inmigrantes. No era un problema menor, como mostró Lilia Ana Bertoni. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

En Loanda, al terminar el negocio, los portugueses eran los únicos que cumplían con las órdenes de la Iglesia de bautizar a los negros antes de embarcarlos. En la ciudad de Córdoba, al padre jesuita Diego de Torres Angola sub conditione, no le parece que estos bautismos sean valederos, por lo que le han contado los mismos mercaderes que traen los negros y presenciaron estas ceremonias. “Vecinos [de Córdoba] dignos de todo crédito” le dijeron que en Angola, los clérigos o curas, movidos por la urgencia de la trata, juntna en hilera en la iglesia, en los quibangas, en la plaza o en la playa trescientos o cuatrocientos negros un día antes de embarcarlos, “con mucho calor y confusión”. Cuentan también que “habiendo estado aprisionados para que no huyan, y sin haber precedido catecismo chico ni grande, ni haberles siquiera enseñado quien es Dios, lo primero que hacen es ir diciendo a todos: tu te llamaras Pedro, tu Juan, tu Francisco, etc., dándoles escritos sus nombres para que no se les olvide [¡a negros bozales!]; hecho esto vuelven a dar la vuelta echándoles sal en la boca a todos, y a la tercera vuelta les echan agua, muchas veces con hisopo por la prisa y acabóse el bautismo. Luego, por medio de un intérprete les hacen la plática siguiente: mirad, ya vosotros sois hijos de Dios, vais a la tierra de los españoles, donde aprenderéis las cosas de la Fe; no os acordéis más de vuestra tierra, ni comáis perros, ratones ni caballos, y de buena gana, etc.” Qué otra cosa podrían pensar los pobrecitos sino que aquello era hechicería para comerlos o para hacerlos pólvora -comenta el jesuita-, (más…)

Read Full Post »