Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Guemes’

Martín Miguel de Güemes

Luego del primer peso patrio de ocho reales y ocho escudos, ambos de 1813, coronados por las provincias del Río de la Plata y con un reverso que dice “en unión y libertad”, con escudo y sol flamante de imaginerí, se han enunciado ejemplos de monedas impuestas por las circunstancias políticas o para enfrentar apremios económicos, como son aquellas acuñadas por los gobernadores: Martín Güemes (Salta, 1918), Nicolás Dávila (La Rioja, 1821), Don Bernabé Aráoz (Tucumán, 1821), Pedro Molina (Mendoza, 1823).

Los distintos cambios dentro de la amonedación riojana en oro y plata (1824 – 1860), llevan efigie o las leyendas alusivas al gobierno federal.

La provincia de Córdoba con sus concesionarios: Pedro Nicolás Pizarro, que solamente con la moneda de un real ofrece hasta nueve tipos de presentación con el tema del escudo y luego Patiño llega a seis variantes sobre el mismo valor.

Banco Internacional, Historia del dinero en la Argentina: monedas coloniales e independientes argentinas, Buenos Aaires, (S.N), 1974.

Santiago Pérez Costa, Bruno Kosloff, 2º Humanidades y Ciencias Sociales.

Read Full Post »

Primera moneda patria

Con la conquista de Ámerica, progresivamente se van creando los problemas económicos inherentes. Los españoles imponen el arcaico sistema del trueque, claro es, con las fabulosas utilidades para ellos. Alternan con los indígenas, pequeñas y vistosas cuentas de vidrio con adornos, metal que atesoraba en otros casos y hasta veneraba en los hermosos vasos ceremoniales y en utensilios en que se servía.

Surge progresivamente el comercio en el siglo XVI, durante el reinado de Felipe II, se crea en Potosí la famosa ceca o casa de monedas. De su fábrica salen las pastas de plata transformadas en plata sellada.

Hacia fines del siglo XVIII Reales disposiciones prohíben la continuidad de su acuñación por las constantes por las constantes falsificaciones y se impone la moneda circular.

En 1818 el Gral. Martín Guemes tomó una decesión heroica. Cuando sus tropas reclamaban la paga y en las arcas no hay moneda metálica, ordena acuñar del tipo maquino, por no dispone de otros medios para su fabricación. Adopta este medio común. Que si bien conserva el arcaico y repudiado escudo español, contra quien luchaban sus heroicos gauchos, el comerciante las aceptaba complacido, pero, el valiente general, sufre los cargos del gobierno central que lo acusa de fraude.

Lo mismo acurre al gobernador de Tucumán, don Bernabé Aráoz, porque durante su gobierno se acuñaban monedas de este tipo y el coronel Abraham González, no sólo lo acusa de haber engañado a su pueblo con la acuñación de una moneda falsa sinó que también lo derroca.

Don Pedro Molina, en 1822 es gobernador de Mendoza y crea una casa de moneda denominada El Cuño. La escasez del circulante, las exigencias de su pueblo y del comercio lo obligan a tomar una resolución drástica y así ordena la acuñación de una moneda. Adopta también las de tipo macuquino, que por razones obvias eran las indicadas. El gobierno chileno protesta, porque desde Mendoza se introducía una moneda que declaran falsa.

En consecuencia el pueblo cuyano se amotina y derroca al gobernador en 1824.

Pero el País no puede detenerse, había que suplir el sistema monetario y el medio circulante. El comercio y los mismos gobernantes, aceptan en sus transacciones la moneda extranjera.

Muchos comerciantes poco dignos la exigen; y aparecen también los primeros billetes o promesas de pago, que serán canjeadas por onzas castellanas, por monedas bolivianas de plata o por su equivalente en oro sellado.

Con los desastres sufridos en el Norte por el Ejército Patriota se pierde definitivamente el rico Cerro de Potosí y con él la fuente productora del preciso metal: la plata.

Se logra una primera solución o recurso transitorio, en el cerro de Famatina en La Rioja de donde se extrae-no en la cantidad deseada- la plata, con que se hacen las piezas en 1824.

Solo eran de curso forzoso las monedas de cobre de un décimo de los años 18/22 y 1823, de un cuarto de real, cinco, diez y veinte décimos del año 1827 que se difunden hasta el año 1831, llevando los valores de diez y veinte décimos la significativa águila fénix.

Recordamos también que estas emisiones fueron realizadas por el Banco Nácional, reemplazando así al primitivo Banco de Buenos Aires fundado en 1822

Santiago Pérez Costa, Bruno Kosloff, 2º Humanidades y Ciencias Sociales.

Banco Internacional, Historia del dinero en la Argentina: monedas coloniales e independientes argentinas, Bs As, (S.N), 1974.

Read Full Post »